Mascotas NBA | Blaze (Portland TrailBlazers)

Bienvenidos a la segunda entrega de esta sección, en la que os hablo de las mascotas, esos simpáticos seres que se dedican a poner un punto cómico en las franquicias de la NBA. Y conozcáis este mundillo relacionado con el público. En esta ocasión, tengo el placer de presentaros a "Blaze", un gato muy especial y actual mascota de los Portland Trail Blazers.

Desde el año 2002 ha animado con total constancia al equipo de Oregon, tanto en el viejo Rose Garden como en el nuevo Moda Center, curiosamente uno de los pabellones más glamurosos y con mayor prestación de servicios, según gran parte del aficionado presente de la NBA en directo. 

A pesar de no haber conseguido ningún premio a "Mascota del Año", su carisma e importante presencia, se tiene en cuenta a la hora de valorar a personajes de este tipo. Suele caer bien a los jugadores, incluso durante la estancia de Robin Lopez en la ciudad, los dos lograron congeniar, a pesar de la mala percepción que suele tener el pívot sobre estos seres tan divertidos. 

Con frecuencia, ayuda a las animadoras en gran cantidad de bailes, durante las interrupciones de cada encuentro. Además, suele estar bastante implicado en actos solidarios de NBA Cares, con gran parte de los jugadores de la plantilla, inaugurando junto con algún que otro integrante, nuevos comedores para ayudar a los más necesitados, relacionándose y hablando especialmente con los más pequeños. 

En lo que se refiere a habilidades o a funciones, acostumbra a estar muy presente en la grada, provocando las famosas "Kiss Cam", regalando globos, tirando tartas a la cara a determinadas personas, o incluso, actuando como camarero, recogiendo los pedidos en los restaurantes y transportándolos a sus destinatarios. En la pista, al igual que nuestro anterior protagonista (Rocky), suele realizar grandes combinaciones de mates, practicados en las horas previas para divertir, entretener y asombrar a los presentes.

Durante la primera eliminatoria de Playoff frente a Houston Rockets en mayo de 2014, se disponía a realizar un impresionante número, en el que se lanzaría desde más de 4 metros de altura, para acabar realizando una voltereta que conllevaría a un impresionante mate, que le haría caer sin problema en un lugar seguro... Algo muy arriesgado, un mal paso intentando subir la enorme estructura, pudo haberle jugado una mala pasada, en la que podría haber, incluso, perdido la vida... Por suerte para el espectáculo de la liga y para nosotros, todo salió según lo esperado, y por ello seguimos disfrutando de él en cada encuentro de los chicos de Terry Stotts.

A continuación, podéis disfrutar de su jugada estelar en estado puro

Hecho por: @saulroel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada