La durísima historia de Maurice Stokes

A lo largo de la historia de la NBA no hemos parado de ver jugadores que pudieron brillar, pero que no lo hicieron pese a tener todo en su mano. Y dentro de esto, vemos 2 tipos diferentes, personas como Len Bias o Gilbert Arenas, que por su mala cabeza acabaron demasiado pronto. Y el peor, ese que por mala suerte acaba con una carrera, y Maurice Stokes es el exponente máximo.


Maurice Stokes nació el 17 de junio de 1933 y fue drafteado en 2ª posición del Draft de 1955 por los Rochester Royals (actuales Kings) tras pasar 4 años en la Universidad de St. Francis con promedios de 23.3 puntos y 22.2 rebotes, pese a medir solo 2.01 metros (en aquel entonces los jugadores eran más bajitos, era normal ver aleros y ala-pivots con menos de 2 metros).

Era uno de los ala-pívots más prometedores de América y todo el mundo se moría de ganas de verle; y la verdad que no decepcionó. En su primer año, no solo ganó el 'Rookie of the Year', si no que fue seleccionado para el All-Star y además incluido en el 'Segundo Quinteto de la NBA' gracias a sus promedios de 16.8 puntos, 16.3 rebotes y 4.9 asistencias; siendo el mejor de su equipo en las 3 facetas del juego... y todo esto en su primer año como profesional... como podéis ver apuntaba a lo más alto de la NBA.

Las 2 temporadas siguientes solo podía ir a más, otras dos elecciones para el All-Star Game y 2 veces más incluido en el 'Segundo Quinteto NBA'.

Sin embargo, todo se truncó en el último partido de la Temporada Regular de ese tercer año, Stokes fue hacia la canasta y recibió una falta que le hizo perder el equilibrio, golpeando fuertemente su cabeza contra el parqué y quedándose inconsciente durante unos minutos. Pese a esto, Stokes finalizó aquel partido sin el mayor de los problemas...

3 días después de aquello daban comienzo los Playoffs y tenían que viajar a Detroit. Perdieron el primer partido, y tocaba volver a casa. Pero cuando estaban en el aeropuerto, Stokes se mareó y fue corriendo al baño a vomitar, algo que sus compañeros achacaron a una gripe o una resaca. Pocos minutos después embarcaron y cuando estaban ya en el aire, Maurice Stokes cubierto de sudor no paraba de repetir "siento que me voy a morir" hasta que se desmayó. Una vez aterrizaron, Stokes fue llevado al hospital donde cayó en coma...

El diagnóstico fue encefalopatía cerebral post-traumática... que le afectó al lenguaje y a su sistema motriz. Cuando abrió los ojos en el hospital, Maurice Stokes estaba completamente paralizado, no podía mover sus extremidades... ni siquiera hablar. Ahí se acabó su carrera como profesional.


Aquí comienza una de esas historias que hacen a la NBA grande, los gastos médicos eran desorbitados y con los sueldos que había por aquel entonces era impensable que pudiera hacerse cargo... Su compañero de equipo, y sobre todo, su amigoJack Twyman, se volcó y se convirtió en su protector y representante legal, gestionó sus seguros médicos y organizó un torneo de exhibición anual para recaudar fondos. Este torneo acabó convirtiéndose en un clásico cada año, a donde todos los jugadores querían acudir (Chamberlain, Russell, Cousy, Abdul-Jabbar...)


A partir de ese momento, Jack Twyman empezó a pasar más horas en el hospital con su amigo de las que dedicaba al baloncesto, ayudándole a volver a hablar y a mejorar un poco su movilidad... con el paso del tiempo, incluso pudo volver a escribir aunque con mucha dificultad... Cuando Stokes escribió su primera frase para Twyman tardó alrededor de una semana en hacerlo: "¿Cómo voy a darte las gracias por todo lo que has hecho?" escribió.

En 1965 (7 años después del golpe), Stokes ya podía pronunciar algunas palabras, andar tres metros y flexionar un poco los brazos, y le llevaron a presenciar el partido que se disputaba en su nombre donde fue ovacionado durante varios minutos. En el hospital, había estado haciendo piezas sencillas que podía formar con las manos y los llevó como regalos para los jugadores. Algunos de ellos cuentan que mantienen los ceniceros, los floreros y las placas que Stokes les regaló junto a sus trofeos más importantes.

Stokes murió el 6 de abril de 1970 por un ataque al corazón. Pese a eso Jack Twyman siguió organizando el partido en su nombre durante casi 30 años más, para ayudar a caso similares. En 1999, ese partido se acababa, dando inicio al Torneo de Golf  'Maurice Stokes-Wilt Chamberlain', que recauda fondos para jugadores retirados con problemas.

Jack Twyman enfermó gravemente, lo que le hizo fallecer en 2012. Minutos antes de morir, su hijo cuenta que le dijo que no se preocupase, que Maurice le estaba esperando.

El 9 de junio de 2013, la NBA anunció que Stokes y Twyman serían honrados con un premio anual con sus nombres, "Twyman–Stokes Teammate of the Year Award", que se entrega al jugador que encarna al compañero de equipo ideal, por un juego desinteresado dentro y fuera de la cancha, liderazgo como mentor y modelo a seguir, y su compromiso y dedicación al equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada