Historias Oscuras de la NBA | Antoine Walker

Quizás a los aficionados más jóvenes no os suene de nada este jugador, pero seguro que a la gran mayoría si, jugó en la NBA durante 13 temporadas (aunque la última ni llegó a debutar), siendo 3 veces All-Star y ganando un anillo en 2006. En el año 2008 llegaba su retiro, y aquí comienza nuestra historia...


En primer lugar me gustaría hacer un repaso del dinero que ganó a lo largo de su carrera en la NBA, exclusivamente como jugador, es decir, habría otras cantidades considerables en concepto de publicidad, etc, que aquí no se incluyen:

1996/1997 - 1.6 M 1997/1998 - 1.8 M 1998/1999 - 2.2 M 1999/2000 - 9 M
2000/2001 - 10.1 M 2001/2002 - 11.2 M 2002/2003 - 12.3 M 2003/2004 - 13.5 M
2004/2005 - 14.6 M 2005/2006 - 6.9 M 2006/2007 - 7.7 M 2007/2008 - 8.3 M
2008/2009 - 8.8 M
TOTAL: 108 Millones de dólares.

Poco se supo de él tras su retirada, pero mal se auguraba su futuro cuando solo 6 meses después después de su retiro era detenido por conducir bajo los efectos del alcohol... pero bueno, esto queda en simple anécdota en vista de lo que viene ahora.

En Julio de 2009, un año después de su retirada, era acusado por girar cheques sin fondos para pagar sus deudas de juego en 3 casinos diferentes de Las Vegas (uno de ellos el famoso Caesar Palace). Entre ambas demandas, le exigían el pago de unos 800.000$. Un año después de este suceso, en 2010, aún no había realizado dichos pagos, por lo que se celebró un juicio en el que se pedían para él hasta 4 años de cárcel, el máximo posible por girar un cheque sin fondos, que se considera como falsedad documental, pero como en la mayoría de los juicios su abogado llegó a un acuerdo, Walker se declararía culpable del cargo a fin de evitar la cárcel, quedar en libertad condicional y conseguir una prórroga para empezar a trabajar y solventar el pago de la deuda.

Obviamente todo el proceso tuvo un seguimiento mediático importante, y la gente se preguntaba que problema tenía Walker para hacer frente a 800.000$, con la cantidad ingente de dinero que había ganado en su carrera. En vista de los rumores que salían, Antoine Walker, a finales de 2009, antes del juicio, decidió sincerarse con todos sus seguidores: Estaba en bancarrota, había dilapidado todo el dinero que había conseguido y no podía hacer frente a ningún pago.

El motivo de esta bancarrota fue un nivel de vida completamente alocado, aunque bien es cierto que debemos reconocer que las culpas no las tuvieron las drogas, como en muchos otros casos. Él mismo ha ido desvelando con el paso del tiempo, alguno de sus excéntricos y lujosos vicios, y como pasa siempre personas que se aprovechaban de él:

-Mientras era jugador en activo mantenía con su sueldo a 70 personas entre familiares y amigos.
-Se gastó en una cena en una cena más de 2.000$.
-Invitaba a amigos y familia de vacaciones, todos en primera clase, todos a hoteles de 5 estrellas.
-5 Personas, sus familiares más cercanos, tenían acceso total a sus tarjetas de crédito.
-Tenía varias casas:
         - 2 en Chicago (4 Millones cada una)
         - Miami (3 Millones de dólares)
         - Boston (3.5 Millones de dólares)
-Coleccionaba coches de lujo:
         - 2 Bentleys
         - 2 Mercedes
         - Cadillac Escalade
         - Range Rover
         - Hummer
-Coleccionaba relojes, desde Rollex hasta Cartier
-Tenía cientos de trajes de diseño. Nunca se puso el mismo 2 veces

Pero bueno, esto son solo excentricidades que puede tener cualquier nuevo rico, el principal problema para él era el juego, ya desde su etapa NBA, los compañeros iban a un casino, jugaban un poco, se echaban unas risas y se iban, pero él se quedaba allí solo toda la noche jugando.

Pero algo de luz tiene que tener esta historia, tras 2 años y medio en bancarrota, en las que para hacer frente a las deudas y para poder vivir tuvo que vender absolutamente todo, incluido su anillo de campeón, y en los que se fue a jugar al baloncesto a Puerto Rico, y luego 2 años más en la D-League, dejó el juego, empezó ahorrar, y ahora trabaja como analista para '120Sports'. Vive en una casa normal, con sus padres, su mujer y sus hijos. No tiene coche, prefiere dar un paseo o coger un taxi. Por fin se ha dado cuenta de que no se necesitan grandes lujos para ser feliz y está disfrutando de sus hijos realmente por primera vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada