ZACH LaVINE | DRAFT NBA 2014 | como juega


Se trata de un jovencísimo jugador, que ha cumplido los 19 años hace un mes, y tras solo un año en la universidad ya ha decidido dar el salto a la NBA, algo que sin duda puede retrasar su número de elección, ya que a las franquicias, a no ser que sean estrellas, que no es este caso, no les gusta contratar jugadores con solo un año de experiencia en el ámbito universitario.

[EL JUGADOR HA DADO UN SALTO DE CALIDAD INCREIBLE DURANTE LOS ÚLTIMOS DÍAS, POR LO QUE SUS PREVISIONES HAN MEJORADO CONSIDERABLEMENTE (ahora le sitúan en torno al 15º puesto)]


Zach LaVine, un escolta atlético de 1.96 metros de altura y 82 kilos de peso, nacido y se criado en Renton, Washington, donde consiguió los máximos honores estatales de un jugador de instituto. Así llegó una beca para la prestigiosa Universidad de Carolina Los Angeles, más conocida en el ámbito deportivo como UCLA, donde se formaron jugadores de la talla de Kareem Abdul-Jabbar o Reggie Miller. En los UCLA Bruins, equipo de la Universidad, desde el primer momento, LaVine adoptó el rol de sexto hombre, algo para lo que es muy útil su explosividad y rapidez, ya que sale con el objetivo de revolucionar el partido. De todas formas, es un jugador que empezó el año con muy buenas previsiones para un Draft, aunque poco a poco, según se le veía jugar, y aún más cuando anunció que se presentaba al Draft tras solo un año en la NCAA, las previsiones han caído hasta el final de la primera ronda.

Hablando un poco de su juego es un escolta rápido, y lo que más
impresiona al verle jugar son los mates que lleva a cabo en los contraataques, una cosa está clara, es carne de cañón para el Concurso de Mates, lamentablemente, en poco más queda su juego, que se basa en ataques rápidos, iniciados y acabados por él, le falta la madurez necesaria para pararse y buscar otras opciones, además, no se le dan bien las entradas con contacto, ponerle un hombre delante, por regla general es sinónimo de fallo. Se obzeca con el aro, y no le importa que el mismísimo Larry Bird esté en el triple solo y vayan perdiendo de 2 a falta de 1 segundo, la va a intentar hacer él. Es una cabeza loca, mucho mate, algún triple y poco más. En la temporada que ha jugado en UCLA sus números han sido los siguientes: 9.4 puntos, 2.4 rebotes y 1.8 asistencias, acompañados de un 49.4% en tiros de 2, un 37.5% en tiros de 3, y un más que pobre 69.1% en tiros libres. Y aún no he hablado de su defensa, a pesar de su gran físico, es incapaz de defender con consistencia, los jugadores se le van y no llega, es un tópico decir que los jugadores universitarios son flojos en defensa, pero es que LaVine es bastante flojo, algo que tiene que mejorar si quiere triunfar en la NBA, las cualidades físicas está claro que las tiene, pero necesita sentar la cabeza, jugar más por el equipo, y no estar siempre pensando en el contraataque y el Tomahawk que puede hacer.

Mi recomendación sería que se quedara un año más en la NCAA, pero lo que también es cierto es que hay mucho base y alero, pero muy pocos escoltas en este Draft, algo que puede jugar a su favor. Pero en mi opinión, y ojalá me equivoque, va a convertirse en un jugador del que solo nos acordemos en los Concursos de mates, como pudo ser el caso de Terrence Williams o James White.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada